Cómo Curar tu Corazón Afligido

“La libertad, Sancho,
es uno de los más preciosos dones
que a los hombres dieron los cielos;
con ella no pueden igualarse los tesoros
que encierran la tierra y el mar:
por la libertad, así como por la honra,
se puede y debe aventurar la vida.”

Cervantes, escritor manchego

LA RESILIENCIA por Nóel Odanen

Nóel Odanen, resiliencia, desata tu pasión, autora, libros, superación, pasión, león, nonica, madre, peleona6 buenas señales de que una anda bastante mal

Permíteme, querida lectora, querido lector, que este 12 de diciembre de 2017 te muestre algo con plena humildad que me ayuda a dar lo mejor de mí, algo que me ayuda a liberar el sufrimiento: la escritura. Aprendo y enseño a tener una mente positiva, y ello implica aceptar las emociones y sentimientos como vienen. Forman parte de nosotros y es algo que desde pequeños nos han prohibido. En la infancia, cuando nos hacemos daño nos dicen que no lloremos, en vez de dejarnos sentir lo que sentimos sin juicio. Por eso, de mayores, cuando aparecen ciertos sentimientos, queremos ocultarlos. Sentir dolor, pena, ansiedad, preocupación o tristeza significa que estamos en la actitud de víctima. ¡Y eso no es malo! Porque es lo que sentimos, ¿comprendes? Sentir preocupación constante es preocupante, sí, pues eso quiere decir que estamos dormidos, pero si estamos aprendiendo a lidiar con el blues de nuestras emociones, puede haber resquicios de antiguos hábitos.

Así me ocurre hoy. Hoy estoy triste. Hoy me quiero esconder. Hoy no se me antoja reír, sanar ni “limpiar” como recomienda la gran Mabel Katz con sus enseñanzas de H’oponopono. Hoy estoy triste. Hoy echo de menos a mi nenito de 4 añitos. Hoy llevo meses sin escuchar su voz. Y ¿Cómo me libero del sufrimiento? Confío en mí, suelto la tristeza en este poema y confío. Esto también es sanar, querida lectora. Dejar ir las cosas, confiar en ti y en todo lo demás. Aquí va el poema y luego te comparto las soluciones para una que anda bastante mal:

Wanted ¡SE BUSCA! – Poema de una madre sin hijo

Al final de cada puerta,
una imagen.
Al final de cada rio,
un nombre.
Al final de cada materia,
una cifra.

Galopando silabas,
en el virginal valle de una hoja,
me desboco, me pierdo,
en la intrínseca largura de una frase.
El cabalgar de mi lápiz o pintura
eleva nubes que oscurecen el aire
de mi materia solitaria y polvorienta
impidiendo ver más allá de ella.
¿Dónde estás?
¿Dónde te encuentras?

Año tras año,
rio,
fecha detrás,
fecha delante,
siempre en el mismo renglón,
mas,
en la cabeza de los otros, siempre
esa imagen,
ese nombre,
esa cifra,
en sus bacas y sus lenguas,
sin poder evitar, siempre
esa nada,
esa ausencia,
esa nostalgia.

Para cuando responderles quiero
para
cuando responderme quiero,
huelo,
a sal y madera.

Veo,
al siempre buscado,
y me despido,
involuntaria,
y me marcho,
presa yo,
-cuando creía ser ley-
a apestar la tierra,
a preñar la mar.

A Dumbo

¿Cómo Liberarte del Sufrimiento? ¿Cómo curar tu Corazón Afligido?

Dejando libre aquel que echas de menos.

Por eso cuelgo una y otra vez estas fotos del muro fronterizo entre Tijuana y San Diego, entre México y Estados Unidos:

Dejando libre aquel que echas de menos.

Él o ella te dejó libre porque supo que puedes lidiar con su ausencia. Y volverá, ¡claro que volverá! Siempre lo hacen, en esta vida o en otra, no importa. Lo que importa es que lTU VIVAS EN PAZ. LO MÁS IMPORTANTE ES QUE TU TE SIENTAS BIEN. Sentirte bien y así libres tu sufrimiento. No lo guardes dentro. Hay culturas donde las mujeres se trenzan su tristeza en el pelo. Yo también lo hago de vez en cuando. Cómo hoy, que acepto mi tristeza, le doy gracias por recordarme que todavía tengo alguien que echamos de menos y dejo que pase. Porque lo primordial es que no marchites todavía. Cura lo que te aflige, querida lectora. Sana tu tristeza. En esta web y en mis libros sobre todo, igual como en mi vida, te doy muchísimos consejos para sanar. Investiga, lee, curiosea, canta, sal de casa, adopta un perro que también sufrió, escucha blues una noche…lo que sea que te sirva a ti. ¡Recuerda! Hay un gran paso en hacer algo a no hacer nada.

Dejando libre aquel que echas de menos, aunque al principio duela. Tu felicidad está por encima. Sentirte bien debe ser tu amigo. Tú no has venido aquí a sufrir. Nadie te está “jodiendo” la vida a propósito. ¡Tú eliges cómo quieres vivir! SACA TU TRISTEZA. SÁCALO. No te quedes dentro lo que te aflige.

Con el tiempo verás que todo, al final, es beneficioso. Los franceses tienen una bonita frase que dice:

“il n’y a rien dans la vie qu’arrive vraiment par hasard”

y quiere decir que NO HAY NADA QUE OCURRA REALMENTE POR AZAR.

Toda pérdida y todo premio es beneficioso. No hay error en el universo. “Dios no juega a los dados“, decía Einstein. Si no hubiera perdido a mi hijo, tú y yo no nos habríamos conocido porque jamás habría emprendido el camino de usar mi experiencia para enseñar cómo tener una mente positiva.

¿Te das cuenta de la importancia de CADA experiencia?

Lo importante es LIBERAR TU SUFRIMIENTO. ¡Sácalo! Todo fuera. A mi hijo también se lo decía: todo lo que sobra fuera, moco incluido ☺. Deja ir las cosas, “limpia”, prefiere vivir en paz a tener que pelear por tener la razón. Suelta y confía.

FELICIDADES porque si estás leyendo esto, si has llegado hasta mis escritos es porque tu primer objetivo es alcanzar tu máxima felicidad, tu máximo potencial en el máximo de áreas posibles para luego poder compartirlo con el mundo.

Puede que aún no seas Juana de Arco. Eres humana. Tranquila. Te escucho. Aunque no quieras hablar de ello ahora. Te sientes alienada de los demás ahora mismo. Solo esperas la buena fortuna. Eres un ser humano, está bien. Respira. Tienes voluntad de hacer lo mejor. Escucha este blues tan bonito.

Y, para terminar, nada mejor que

liberarte del sufrimiento

Nóel Odanen, Maitena

con Maitena y sus MUJERES ALTERADAS… ¿Conoces sus cómic? Son fantásticos. Sus libros siempre están en el baño de casa pues son sinceras y gamberras y aportan una buena dosis de humar a cualquier hora del día. Visita aquí algunas viñetas suyas con las que seguramente te identificarás.

¡Libérate ahora de la melancolía! Te acompaño, así nos reímos las dos como se h an reído millones de mujeres antes. La gran autora de Mujeres que corren con Lobos, Clarissa Pinkola describe esta risa que sale desde las vísceras y solamente se manifiesta cuando mujeres se ríen entre ellas de cosas obscenas y divertidas. ¡La risa cura, querida lectora!

Por clemencia, mujeres del mundo, ¡¡desaten su poder interior!! ¡¡Que está ahí!!

►► Nóel Odanen – Autora y filántropa – NO al maltrato. ¡Cambia la opresión en oportunidades! ¡Desata tu #Pasión ! www.noelodanen.com