¡Que las voces no te traigan de cabeza! La música te mantiene a salvo Y ADEMÁS apacigua tu mente.

¿No me crees? Acudí el viernes pasado a un Festival de Jazz en un teatro hermosísimo del siglo XVIII solo para darme cuenta que no vivo tan mal.

Verás, en el interior te absorbe el vestíbulo de entrada y las dos escaleras laterales de acceso al área general. Madera, plantas, luces de salón y vals de otra época sonando como si fueran las voces de los ángeles que me mantienen a salvo. La segunda parte la compone el patio de butacas, con planta de herradura, planta general y el escenario con un foso de orquesta.

Como fui sola, me acomodé en una butaca en una esquina a la derecha, como para no molestar, porque a una mujer, aunque europea del siglo XX como tú y como yo, le sigue quedando ese deje ancestro de sentirse fuera de lugar -en ocasiones- cuando va sin compañía.

Desde el siglo XIX, salvo que las revoluciones, las guerras y el nazismo lo impidieron, la ciudad de Viena abre la puerta de la Ópera Estatal a mucha, mucha música. Aquí en España ocurre -o ocurrió- lo mismo. Hoy no hay quien te impida ir al teatro por la noche a escuchar al universo sonoro de Juan Gómez ‘Chicuelo’ –ganador de un Goya– y Marco Mezquida; proyectándo su fusión de flamenco, rumba y jazz.

Con el instinto de los ciegos, esuché el despliegue de notas. Nadie cantaba. Nadie hablaba. Cero despliegue de voces. Solo música apaciguando la mente universal. Solo música manteniéndonos a salvo.

Eso también es sanarse.

Juan Gómez, Chicuelo, guitarra
Marco Mezquida, piano
Paco de Mode, percusión

Generalmente, la cita comienza al caer la noche, pero más allá de los instrumentos, las butacas y escalinatas, me quedó esa sensación de que mi vida no está tan mal, que gozo de la libertad y el coche para poder ir a un lugar tan bello un viernes por la tarde sin que tenga que pedir permiso, a alguien o a la cartera, para apaciguar la mente.

La música te mantiene a salvo Y ADEMÁS apacigua tu mente.

Te invito a escuchar con el oído, con el instinto de los ciegos. Feliz fin de semana.