Una vez me reí porque un albañil dijo”haiga” en vez de “haya”. Mi padre me miró muy serio y dijo:

-“Él sabe construir un casa. ¿Y tú?”

En ese momento aprendí a respetar y a no juzgar.