Cómo vivir el presente – con Karen Smith

“Mi casa,
mi misa
y mi Luisa.”

Refrán popular

Ocurrido en San Bernardino, EE.UU

Este refrán se pone en boca del hombre hogareño y rutinario, que no puede vivir sin las comodidades que se le ofrecen en su casa.

El tiroteo ocurrido hace cinco días en San Bernardino, en Estados Unidos fue causado por un maltratador hitleriano, muy querido, recientemente casado, que hablaba mucho de su Luisa, en este caso, de su Karen. Karen Smith.

Le disparó a su Karen diez balazos en el instituto en el que trabajó. ¡Diez! No 1, no 2, no 2. ¡10! No es necesario entrevistar al enfermo; disparar tantas balas contra alguien denota una rabia atlética practicada durante meses. De pronto, la ira colmó el vaso interno de este hombre y lo llevó a disparar muchas veces a su mujer.

El amor que un día profesó se tornó en odio. Vaya berenjenal, porque con esa actitud también se llevó por delante al pequeño Jonathan, de 8 años. Ese nenito nada tenía que ver con el criminal. Su abuelita, en la entrevista publicada por La Opinión dice una frase en el título que me conmueve profundamente y describe bien lo que revivimos estos días de Semana Santa, lo que sintió la Virgen María cuando su hijo fue acusado injustamente y llevado al Calvario.

¿Qué le picaba a ese hombre?

Nóel Odanen, resiliencia, desata tu pasión, autora, libros, superación, pasión, león, nonica, madre, peleona¿No le gustaba su casa? ¿Le molestaba que su mujer fuera buena profesora? Hay tantos hombres en el mundo que no saben ni lo que quieren hacer con su vida. O mujeres. Son vagos emocionalmente hablando, beben, son fríos cuando les tocas en el sofá y no consiguen tener felicidad con nada de lo que emprenden. Todos conocemos gente así, ¿verdad?. Nos insultan con su basura mental, con su impacto negativo, con consejos innecesarios y tratan de hundirnos desmedidamente porque no entienden lo que estamos haciendo. Se sienten molestos por tu actitud positiva y estorban sarcásticamente cuando están cerca. No saben volcarse con nada ni nadie, derriban todo a su paso y perturban y desconciertan a todo aquel que se cruce en su camino. Desean dar al traste con tu plan, hacerte daño, enfadarte y trastornarte la cabeza. Te prohíben que hables con tu hermana o con tu hijo, como mi maltratador particular. Te prohíben que tengas contacto con las cosas y personas que te agradan. Cómo Hitler, quieren arrastrar todo consigo al fondo…

…para que acabes diciendo lo que dijo la abuela de Jonathan:

-¡Se fue mi chiquito!

¿Cómo fue que Karen nunca descubrió la verdad sobre su marido?

Nóel Odanen, resiliencia, desata tu pasión, autora, libros, superación, pasión, león, nonica, madre, peleonaAceptamos la realidad así como es. Esa es la pura verdad. Y no investigamos más. Creemos lo que se nos planta delante de las narices y listo. “Si está delante de mí, será que está bien”, eso es lo que creemos y aceptamos. Punto. Fíjate en tus cosas y entorno. Si la panadería de siempre no abre hoy te extrañarás, pero mientras siga cumpliendo su horario ni te percatarás si la que trabaja detrás del mostrador está fingiendo su alegría o no tiene sexo desde el año pasado. Fíjate en la gran película El Show de Truman. El personaje principal, Truman, interpretado por Jim Carrey nunca descubre la verdad sobre su situación, y, esta es, que vive encerrado en un programa de televisión.

“Solamente puedes conectar
los puntos mirando para atrás.”

Steve Jobs, empresario estadounidense

Acostarse con Doña Muerte. Levantarse a la mañana siguiente, salir de la cama y echar a andar.

Eso es resiliencia.

Según el Instituto Español de Resiliencia con sede en Madrid, la resiliencia en psicología es la capacidad de superarse que tiene una persona mejorando con ello su vida personal y profesional. Viene dado por el uso que se le da a esta palabra en física, dónde los átomos chocan entre sí con ímpetu y siguen a su ritmo. Que un ser humano puede salir entero de una calamidad, adversidad o flaqueza tan grande, puedo confirmarlo. Me explico. Tras un infortunio, uno se cuestiona todo. Está tenso, virgen y libre, aunque en ese preciso instante únicamente sienta la primera parte de la frase. Y es que solo puedes percibir ese ímpetu mirando a esa fatalidad desde el mañana. Ya lo dijo Steve, mira para atrás y verás lo que no pudiste ver entonces.

Acostarse con Doña Muerte. ¿A qué me refiero con esto? Muerte de espíritu, de creencias, muerte propia o de terceros. Muerte al fin y al cabo. Knock out dicen en boxeo. Time lap en Formula 1.

¿Quién quedó alguna vez desparramado en el suelo de cualquier lado, frágil, dudoso mirando la fatalidad a la cara?

Vivir el presente y aceptar la realidad, aunque duela

Y hoy que lees esta web, querido lector, miras a ese punto en el tiempo y conectas. Certeza de logro comprendes hoy. Estás aquí leyendo este post. No moriste en esa adversidad como quizás creíste. Dormiste con Doña Muerte y ¡aún vives!

¿Solución?

Para conectar los puntos, es preciso mirar atrás, sin culpa y sin apego. Analogías habrá. Pero vives en el ahora. No eriges tu propia existencia de la casualidad. Mejor crea las causalidades. Ve. Emprende. Corre. Descansa. Lee. Lo que sea pero que sea tuyo, que sea tu sueño, tu idea, tu meta o tu amor, sobre todo amor por ti misma, pues, al fin y al cabo, ¿qué queda si no levantarse por amor?

Te dejo aquí un remix muy bello sobre esta película para que anime tus cavilaciones.

Por clemencia, Karens del mundo, ¡¡ámense y desátense de esos maltratadores hitlerianos!!

►► Nóel Odanen – Autora y filántropa – NO al maltrato. ¡Cambia la opresión en oportunidades! ¡Desata tu #Pasión ! www.noelodanen.com