En muchas ocasiones nos preguntamos si lo que estamos haciendo o diciendo es lo correcto. Puede que tengamos uno, dos, tres, cuatro o cinco talentos, pero no estemos muy seguros de ello. Entonces es bueno ponerse a prueba, y Joyce Meyer, la autora estadounidense nos da buenas señales para ello: “dónde no hay paz, no hay poder.”

A lo largo de los años, me he dado cuenta del poder que tiene un lápiz y un papel, pues, como digo, con el transcurrir de los años uno tiende a olvidarse de lo bueno que tiene uno. Puede que nos elogien pero enseguida lo desmentimos. Puede que aprecien algo que hicimos pero no lo recordamos. Y eso es porque nos hemos alejado de nosotros mismos. Ya lo dice el dicho: “allá donde vamos, allá estamos.”

Respuestas llegan cuando preguntas, abierta y pacientemente. Y cuentas con gran ventaja: tienes lápiz y papel. ☺

Por ello te animo a la tarea de este fin de semana: encontrar paz, porque donde hay paz, hay poder. Siéntate a lo largo de este fin de semana en algún lugar tranquila, quizás mirando el campanario al atardecer como suele hacer mi madre, y anota qué te da paz, qué talentos sabes que tienes que te dan paz, que te salen naturales, sin tener que forzarlos. Deja que fluyan las ideas. Para Joyce y para mí no hay prisa que valga la alegría de sentir paz, así que, apacíguate uns 15 minutos y dale la fuerza a tu siervo interior.

Un abrazo ♥