“Declara quién eres y reclama tu herencia.” Enric Corberá.

 

Un padre antes de morir le dijo a su hijo:

  • “Este es un reloj que tu abuelo me dio. Tiene más de 200 años. Antes de dártelo, te pido que vayas a la tienda de vigilancia, le digas que quieres venderlo y que te diga cuánto te da por él.”

El hijo se fue y regresó con su padre:

  • “Me ha dicho que sólo me da 5$, porque es viejo.”

El padre le dijo:

  • “Bien. Ahora ve a la cafetería y pregunta lo mismo.”

Se fue, regresó y le dijo:

  • “Paga 5$, padre.”

El padre le dijo:

  • “Ahora ve al museo y muestra el reloj.”

El hijo hizo lo que le pidió, y al volver le dijo:

  • “Me ofrecieron un millón de dólares por el reloj.”

El padre entonces le dijo:

  • “Quise hacerte entender que el lugar correcto sabrá valorarte correctamente. No te pongas en un lugar equivocado para luego enojarte si te valoran equivocadamente. ¡Quién sabe TU VALOR es quién aprecia tu valor! No te quedes en un lugar que no te conviene. Por tanto, ¡conoce tu valor!