De cómo 10 Hábitos MEJORARON mi Mundo y el TUYO 

“Quien mucho abarca,
poco aprieta.”

Refrán español

LA RESILIENCIA por NóelOdanen

Erase un vez una niña pequeña que fue sacada al mundo del vientre rasgado de su madre. Vio la luminosidad por primera vez y comenzó a mirar. Sus ojos almendrados de color castaño comenzaron a observar el mundo que la rodeaba con total fascinación y ternura. Su madre, de cuyo pecho se alimentó, olía a limpio y a cariño. Ningún temor acechó a la niña.

Conforme fue creciendo en volumen, su audacia fue aumentando a la par. Consiguió un día subirse a las ramas de un abeto y no quiso bajar ni por exigencias del abuelo. Corrió la primera al parque infantil y ni el alejamiento de los padres lograron hacerla dejar de jugar. Nunca le temblaron las carnes por quedarse sola, a oscuras o caerse. Sonreía a doquier y en todas las casas la estimaban por su buen hacer. Sus rasgos sureños y su pelo largo cobrizo destacaron entre la población germana. Su altura germana y sus piernas flacas destacaron entre la población hispana. Su sonrisa y optimismo franco, brillaron entre los individuos. Sin más recelo que el que pudiera tener el sol, fue creciendo y con ello su atisbo. Vio lugares lejanos que solamente había leído en sus cuentos infantiles. Besó a hombres cuyas barbas le hacían cosquillas. Navegó en embarcaciones dubiosas sobre océanos solitarios y volvió una y mil veces a los brazos de sus padres.

Con afán bohemio decidió un día crear ella misma vida, tener descendencia, alguien a quien mostrarle el mundo que tanto le magnetizaba. Eligió al macho que se encontraba a su vera en aquel momento. Recibió desacato, malos tratos y enfados y, tras unos años, perdió a ambos, al macho y al hijo. Instaurado por sentencia judicial, lo cual, para ella, era vocabulario ajeno.

La niña, aunque de treinta y tantos años ya, con su mirada optimista, nunca comprendió que en aquel mundo atractivo en el que ella vivía, el odio pudiera ser el ladrón del amor. Por eso, siguió inspirando y maravillándose a donde iba, con un secreto afán de, algún día, quizás, volver a tener en sus brazos al niño pequeño que fue sacado al mundo del vientre rasgado de su madre…

Encuentra el vídeo también en mi canal de Youtube.

Cuando tu miedo se marcha y vuelves a conectar con el niño que fuiste, desatarás una persona que va camino a ser una líder

Inspírate con lo que apliqué para llegar a quien soy hoy y practícalo ►► haz clic aquí 

Por clemencia, apasionados del mundo, ¡¡desaten su poder interior!! ¡¡Que está ahí!!

►► Nóel Odanen
//Autora y filántropa arrimando el hombro para desatar la mayor riqueza del mundo: el potencial humano.
¡Desata tu #Pasión !
​NoelOdanen.com