“Las circunstancias no te zarandean para derribarte,
sino para que encuentres un mayor equilibrio.”

Rafael Vidac, coach catalán

¿Has leído el libro de Viktor Frankl, El Hombre en Busca de Sentido?

Viktor Frankl fue un psiquiatra judío nacido en Viena capturado por los nazis y llevado a dos campos de concentración donde le mataron a sus padres y a su mujer embarazada.

Otro artículo sobre Viktor aquí

Viktor estuvo en dos campos de concentración durante la 2ª Guerra Mundial con todas las penurias y consecuencias que aquello trajo. Te lo cuento porque eso sí me lo imagino una situación muy al límite para el ser humano. Situación que seguramente tú no vives ni vivirás en toda tu vida. Pues él analizó después su paso por esa inhumanidad y ¿sabes qué descubrió?

En la estancia en el campo, Viktor observaba al resto de los capturados con sus ojos de psiquiatra intentando conocer algo más de esta extraña condición de ser humano. Se percató de que había dos tipos de capturados:

• los que se derruían internamente ante tanta adversidad
• y los que, a pesar de todo, se sostenían en la vida.

Se dio cuenta de que el segundo grupo, antes de entrar en el campo de concentración, habían tenido una esencia y curiosidad intelectual, artística o espiritual. Había escrito poesía, habían cantado en la ópera o habían leído la Biblia. Fíjate que cuando la Vida les hubo cerrado todas las puertas externas, solo quedaba una Puerta abierta en la que apoyarse, una Puerta hacia ellos mismos. Ahí encontraron la dignidad, la paz ancestral de la esencia no terrible que nadie les podía robar. Ahí, como simiente, estaban unidos a la vid, lo que hacía que pudieran sostenerse en Vida hasta que pasara el invierno cruel.

Escribió en su libro:

“Las experiencias en un campo de concentración demuestran que el hombre tiene capacidad de elección.”

Por eso, y para concluir, todo depende de ti. Eres co-creador de la realidad que vives. Te dejo con Platón:

“Uno no puede hacer un esclavo de una persona libre, porque una persona libre es libre hasta en prisión.”

¡Me gusta!

¡Me gusta!