“Un océano de oportunidades. Y un mapa para surcarlas con total confianza”

Publicidad de Crédito y Caución Atradius encontrado en el suplemento “Negocios” de El País del domingo 24 de marzo de 2019

►A mí estos anuncios me encantan, ¿a ti también, querido lector? Sugieren un océano de oportunidades en la vida al alcance de todos. Y, como algunos necesitamos un mapa para la vida, quien busca encuentra. ¿Quieres salir del hoyo? Mi marca Nóel Odanen te ofrece un mapa para salir con total confianza. ¿Quieres mejorarte el cabello? Ana y su peluquería “La Más Bonita” te ofrece unos consejos para salir con total confianza. ¡Un océano de oportunidades a nuestra disposición! ¡Así es la vida!

La verdad que adoro esta época que estamos viviendo. Ahora mismo hay más oportunidades a nuestro alcance para ser felices y aprender a vivir de nuestra pasión que nunca antes.

¿No me crees? Mira. Esta mañana estuve sentada en el camino de La Virgen atendiendo la vida. Pasaron tres mujeres y escuché a una de ellas justificar el por qué no iba a agarrar la vacante que le habían ofrecido en Jumilla por la lejanía. ¡Y ya está! ¡Y no pasa nada! Otro empleo se le presentará, y eso forma parte del latir del mundo: tú eliges dónde quieres jugar. Un océano de oportunidades. Y ahí afuera hay millones de mapas para surcarlas con total confianza.

Otra. Anoche Rammstein, el mítico grupo alemán, publicó su primer vídeoclip después de ¡3 años! “Deutschland” se llama la canción y en las primeras 4 horas ya tuvo 1,3 millones de visualizaciones. Esta mañana miré y ya iba por 5,8 millones. ¡Impresionante! Seguramente estos 6 amiguetes no imaginaron este éxito cuando comenzaron a tocar juntos en el garaje.

Otra. Este fin de semana echan la película “Dumbo” de Tim Burton en el cine.

Quien ha leído mis autobiografías sabe que mi Dumbo nació así de pelón y con los ojos azules más hermosos que he visto en mi vida. Los heredó de su abuela, mi madre. Solo ellos dos tienen los ojos azules en nuestra vasta familia.

A lo que iba: cuando me enteré el año pasado que el gran Tim iba a filmar una versión del cuento favorito de mi hijo, comencé a soñar despierta con verla con mi hijito. El estreno llegó y él no.

Hay una señora en mi pueblo que pasea diariamente empujando un carro de niño rosa delante de sí. Nunca vi un niño en él. Quizás solo sueño despierta como buena escritora que soy, pero siempre que la veo, veo lo que no quiero ser: una madre que, por el resto de sus días va empujando un carro vacío de niño.

Así que, aunque no tengo niño, iré este domingo a verla al cine.

Supongo que irás a ver la película -afirmó mi padre el otro día al verme.

Claro que voy a ir -respondí (surcando con total confianza), y mi padre se ofreció a acompañarme.

Así que, querido lector, si quieres verme reír y  llorar como una magdalena que soy, ya sabes dónde encontrarme este domingo. Como también sabes que la vida nos ofrece un océano de oportunidades y un mapa para surcarlas con total confianza. Si has perdido algo o ese empleo no te va, no pasa nada.

No porque falte una gota el océano es menos océano.

No porque llores y rías con una película, tú eres menos tú.

Todo forma parte de la vida, y ella nos ofrece un océano de oportunidades para surcar todas sus olas, sus fondos y sus crestas, sus arenas y rocas, sus aprietos y su vasto amor.

Cómo surcar la vida con total confianza
3

Cómo surcar la vida con total confianza
3