Si tú sabes que La Vida te está diciendo que lo dejes estar, entonces tú lo dejas estar porque lo más fácil a hacer en este mundo es meterse a hacer lo que solo la Vida puede hacer. Y lo único que haces es aplazarlo, y aplazarlo y aplazar lo que solamente LA VIDA PUEDE HACER. ¡Dejarlo estar!

Obtén más respeto en tu vida en línea. Lleva la paz de la certeza más allá del navegador.

Tú ya sabes que no puedes solucionarlo. ¡Lo sabes! Lo sientes. Te atormenta cada vez que lo piensas, como si tuvieras un mal aroma por toda la casa y no pudieras eliminarlo. Y sabes que no puedes hacer nada. Te cabreas, te atormenta…

Escucha: cuando has llegado a la hora más oscura, al fondo de la montaña rusa, a veces lo único que tienes que hacer es ¡callarte! ¡Dejarlo estar!

¡Dejarlo estar!

Javier Tejada y Melisa Bravo, un matrimonio joven de viajeros permanentes desde hace años en un Jeep remodelado, desde Argentina a Canadá nos cuentan en su libro:

“Cuando el Jeep se rompe. Primero enloquecemos. Después nos asustamos. Luego pedimos ayuda… y acto seguido conocemos gente increíble. Es difícil de creer y más difícil es querer controlar todas las posibles ausencias materiales que crees que tendrás; pero es así. Hay que soltar porque cuando realmente necesites algo, va a llegar; quizás no del mismo modo en que lo imaginaste, quizás antes de llegar vas a pasar angustia, miedo, incertidumbre y desesperación, pero llegará. Y probablemente en el camino te acostumbres a esos regalos sin explicación, pero cuando los analices con tiempo y tranquilidad, vas a sonreír y agradecer, porque sucedió como debía, como mil piecitas sincronizándose en un reloj.”

 

Tenemos que estar quietos, callados y no dispuestos hasta que la Vida nos muestre ¡qué hacer!

Si tú sabes que La Vida te está diciendo que lo dejes estar, entonces tú lo dejas estar porque lo más fácil a hacer en este mundo es meterse a hacer lo que solo la Vida puede hacer.

La Vida es más grande que nuestros monstruos. La Inteligencia del mundo es más grande que tu dolorido pasado o tu incierto futuro. Dios es más grande que ese algo o alguien que es una constante irritación en tu vida… (y creo que todos tenemos algo así).

“Te doy permiso para que resuelvas todo.”

Dilo y haz caso a La Ingeniosa que está en ti. Todo lo que requiere es un ajuste de actitud. Recupera tu equilibrio interior con tu atención compasiva, y recibirás la fortaleza para hacerlo con suavidad. No pelees contra los gigantes que te irritan; pelea contra los gigantes de tu virtud. ¡Podrías ver paz en lugar de esto, y dejar a La Que Sabe hacer el trabajo duro!

Si quieres más sobre el tema, te recomiendo el libro La Ingeniosa: te como tu intuición te lleva a conquistar tus sueños, en el que reconocerás tus reflejos en el mundo.

Que la paz esté contigo☺